¿Los Suplementos Alimenticios pueden sustituir a los Alimentos?

 

 

Si eres de las que aún crees que un batido por la mañana va a sustituir tu desayuno o que tomándote un multivitamínico vas a compensar tu mala alimentación definitivamente este artículo es para tí.

  

Los suplementos no están diseñados en ningún momento para sustituir a los alimentos, por eso se clasifican como una categoría diferente. Dentro del uso establecido por la COFEPRIS establece: “Su única función es incrementar, complementar o suplir alguno de los componentes que adquirimos a través de la dieta es decir, de los alimentos y platillos que ingerimos a diario; pues algunas personas no obtienen en su alimentación todos los nutrimentos que necesitan y por ello recurren a los suplementos alimenticios, para complementar su alimentación.”

La mejor recomendación siempre será tener una dieta balanceada rica en alimentos naturales como vegetales, frutas y legumbres y baja en grasas y alimentos procesados. Si eres de los afortunados que puedes optar por tus 3 alimentos diarios con esas características y con base a tu actividad física, felicidades, no necesitas prácticamente ningún suplemento.

Pero seamos honestos, la mayoría de nosotros tenemos un ritmo acelerado de vida que nos impide seguir estas recomendaciones, aunque puedes optar por buscar mejores alternativas.

 

Suplementos vs. Alimentos

 

Los alimentos en contraste con los suplementos ofrecen las siguientes ventajas:

  • Mayor nutrición, ya que son más complejos por su origen natural, aportando micro y macronutrientes a tu dieta.
  • Fibras esenciales, por medio de granos enteros, frutas, vegetales y legumbres que proveen fibra dietética de manera natural. Que como parte de una dieta saludable puede prevenir ciertas enfermedades como la diabetes tipo 2 y enfermedades cardiacas.
  • Substancias protectoras, muchos alimentos son buena fuente de antioxidantes naturales que son sustancias que protegen tu cuerpo contra el daño celular y de tejidos. Todavía no está claro como los antioxidantes contenidos en los suplementos pueden traer los mismos beneficios, inclusive algunos de ellos causando un efecto contrario.

 

¿Qué alternativas existen?

 

Optar por alternativas de alimentación que se adapten a mi estilo de vida, siempre buscando todos los nutrientes esenciales y un alto consumo de frutas y verduras con los alimentos o colaciones y por supuesto evitar alimentos altamente procesados y refinados, que contienen bajo aporte de nutrientes, altos en azúcares, grasas y conservadores.

También puedes optar por utilizar algunos suplementos para complementar tu dieta pero nunca por sustituirla, es decir, preparar un plato de yogur con fruta y cereales enteros por la mañana y complementarlos con un suplemento rico proteína para compensar el consumo de este macronutriente.

También puedes consumir frutas y verduras frescas o buscar alternativas deshidratadas a través del proceso conocido como freeze drying o liofilización ya que a través de ellos se conservan los nutrientes a diferencia de otros medios de procesamiento.

También existen algunos extractos herbales que te podrán ayudar a mejorar alguna función vital pero que nunca se deberán tratar como medicamentos.

Escrito por: Gerardo Aispuro 

Espirulina: el superalimento contra la hipertensión arterial

 

 

Espirulina

 

 

 

La espirulina es considerada cada vez más un “súper alimento” debido a sus posibles propiedades beneficiosas, aunque su mecanismo de acción aún está sujeto a investigación. Con el nombre científico de Arthrospira platensis, la espirulina es una cianobacteria, bacteria capaz de hacer la fotosíntesis. Algunas veces clasificada como “alga azul”, supuestamente fue utilizada por los aztecas como alimento.

Ahora, una investigación del Laboratorio de Fisiopatología Vascular del I.R.C.C.S. Neuromed en Pozzilli, Italia, muestra que uno de sus extractos puede contrarrestar la hipertensión arterial al dilatar los vasos sanguíneos. Investigadores neuromédicos, trabajando en colaboración con la Universidad de Salerno, la Universidad Sapienza de Roma y la Universidad Federico II de Nápoles, aislaron la espirulina y extrajeron un péptido (molécula compuesta de aminoácidos, como las proteínas, pero más pequeña), capaz de dilatar las arterias; es decir, con acción antihipertensiva.

El estudio, publicado en la revista Hypertension, se realizó en el laboratorio, en arterias aisladas y en modelos animales. “Nuestra investigación –dice Albino Carrizzo, primer autor del artículo– comenzó con una digestión gastrointestinal simulada del extracto crudo de espirulina. En otras palabras, reproducimos lo que sucede en el intestino humano después de ingerir la sustancia. De esta manera hemos podido aislar los péptidos que nuestro cuerpo absorbería”.

Uno de los péptidos aislados, llamado SP6, se ha identificado por primera vez. Administrado en vasos sanguíneos aislados en el laboratorio, mostró acción vasodilatadora, un efecto potencialmente antihipertensivo. Esto llevó a los investigadores a administrar SP6 a animales hipertensos, lo que resultó en una disminución efectiva de la presión arterial.

“Sabemos –dice Carmine Vecchione, profesora de la Universidad de Salerno y directora del Laboratorio de Fisiopatología Vascular del Instituto Neuromed– que los pacientes hipertensos suelen tener un defecto en los procesos naturales que, por la acción del óxido nítrico, regulan el endotelio, la pared interna de los vasos sanguíneos.”

“El péptido que aislamos en el extracto de espirulina actúa positivamente sobre este mecanismo. Por supuesto, se necesitarán más investigaciones, pero creemos que SP6 podría ser un adyuvante natural a las terapias farmacológicas comunes para mejorar la función endotelial y, en consecuencia, combatir la hipertensión”.

Fuente: El Sur